LUZ DE DÍA

...

Otro lugar es posible aunque sea el mismo lugar.
Otro lugar es posible en estas cuatro paredes que siempre hablaron de otros lugares.
Otro lugar es posible si se abren las ventanas.

Tres y el tiempo.
El objeto, el espacio, las personas.

Existe un tiempo que le pertenece al objeto, un tiempo que manifiesta su relación con el espacio habitado. Un diálogo mudo que pone en evidencia el ser ante la presencia del otro. Habla de su relación en silencio hasta que alguien se hace presente y da lugar a la experiencia. En el espectador se cataliza el tiempo que habitaba lo material.

La ciudad, el clima, las horas del día entran al espacio que supo estar cerrado. Las ventanas abiertas, tapiadas pero abiertas, permiten que se filtre la luz y haga evidente la silenciosa acción del tiempo. La luz del día revela aquello que nos somete
constantemente, y de noche, en su ausencia, se recurre al señuelo de la luz de día artificial acaso tratando de que el tiempo no pase.

...

La muestra se compone de diez tapiados. Ocho se ubican sobre las ventanas que normalmente se encuentran bloqueadas de la sala, operando en conjunto son el cuerpo central de la obra. Los dos tapiados restantes se ubican sobre un par de ventanas cementadas, a modo apertura ficcionada. Las piezas de madera policromada poseen iluminación fluorescente en su interior.
La muestra se completa con la proyección de un video en el hall de la sala que relata una secuencia lumínica en la sala.
Luz de día es una muestra que, si bien puede apreciarse a toda hora, tiene su auge en la puesta del sol (última hora de apertura del museo al público), cuando el gradiente de la luz natural hacia la artificial atraviesa la obra.

...

MACRO Rosario
Del 17 de noviembre de 2014 a 7 de abril de 2015