HABITACIÓN

La habitación está en estado previo a la demolición, será escombros en pocos días más.
Estando en ella se evoca la historia y el pasado afectivo que encierra, el cual se liberará a fuerza de golpes destructivos.
Hurgando en las paredes hay capas, años, personas y elecciones que han dejado las huellas de su paso. Detalles de vidas alojadas en restos de pintura y empapelados.
No puedo evitar la tarea de la evocación. Un pasado imaginario, idealizado y fusionado con los restos existentes es una construcción fundada en la percepción de un lugar ahora abandonado.
Con empapelados y pintura, con flores y rayas, vuelve la habitación a aparecer como tal. Revive en las paredes, amargo, un pasado olvidado que, próximamente, será sepultado de nuevo. Una pequeña segunda oportunidad.
El agua, después humedad; precisa el tiempo transcurrido. Lluvias sucedidas y el color vegetal irrumpe pintándolo todo. Verdín, moho y el olor secunda.
Evocan las paredes, el techo y el piso roto; el perímetro que contiene al espacio vacío.
Un interés particular en la habitación me mueve, en todas ellas, el espacio amoroso de consumación y sueño. Onírico y carnal. Íntimo. Pero esa destrucción que reside emana algo de violencia confundida en el amor que la motiva y entonces todo se percibe sórdido.
Una guarda, una moldura de madera que no existe, separó en dos el cuarto: un arriba de empapelados y pintura, recuerdos; y un abajo de destrucción, colapso, de previa demolición.
Como la vorágine de un acto impetuoso que no dejó rastros a su alrededor.

Guido Ignatti

...

HABITACIÓN
Papel sobre pared y esténcil en látex acrílico en una habitación.
400x360x400cm.

Humboldt 1564 - Capital Federal - Bs. As. - Arg.
Enero - Marzo de 2008.