Con el espesor del pasado
Beatriz Vignoli
Página 12 / Rosario, Martes 24 de diciembre 2013

El artista cordobés Lucas Di Pascuale y la rionegrina Aimé Pastorino obtuvieron los dos primeros premios Adquisición del certamen. En ambos trabajos, el arte dialoga con la cultura restituyendo la densidad de prácticas olvidadas.

"Pensé en una caja de recuerdos", escribió Hernán Camoletto para la presentación en Rosario de Hola, tengo miedo, instalación y libro de Lucas Di Pascuale. Artista plástico y diseñador gráfico nacido en Córdoba en 1968, Di Pascuale viene realizando conjuntos de piezas cerámicas, fotos y publicaciones donde la obra y el texto construidos en el presente expanden el poder evocador del objeto encontrado. Según Camoletto: "una suerte de economía de la memoria" para "poner en el mundo eso que de otro modo aparece como ausencia". El viernes 13, abriendo el LXVII Salón Nacional de Rosario, la obra Peter Pan de Lucas Di Pascuale ganó el Primer Premio Adquisición del Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe y Fundar ($40.000).

Para el LXVII Salón Nacional de Rosario 2013, que puede visitarse en la planta alta del Museo Municipal de Bellas Artes "Juan B. Castagnino" (Oroño y Pellegrini), se seleccionaron 22 proyectos de 21 artistas. El jurado de premiación estuvo integrado por María Eva Grinstein, Rodrigo Alonso, Carlos Siegrist, Ricardo Torres, Leandro Comba, Diego Giuliano y Marcela Römer. El segundo premio Adquisición Municipalidad de Rosario fue para la obra Banda Sonora de Aimé Pastorino ($25.000). Nacida en El Bolsón (Río Negro) en 1982, Pastorino mostró una obra en el CEC en la exposición colectiva De las sombras a la luz (2006). Hace varios años viene recreando en pintura sobre madera, con sus marcas del uso y del paso del tiempo, ciertos envases de cartón efímeros que portan el aura de una época. La técnica es tan cuidada que el primer vistazo da la ilusión de estar ante la cosa original, si es que puede llamarse así una copia en serie de gran tirada. Original y copia invierten sus términos. Su Banda Sonora es la de una vida, una colección de discos de vinilo de larga duración de esas míticas, sobrevivientes o víctimas del genocidio o bien de la obsolescencia: discos de Joan Báez, Silvio Rodríguez, Mercedes Sosa, Pink Floyd, Simon and Garfunkel y otros. Como en Di Pascuale, el arte dialoga con la cultura restituyendo el espesor de prácticas olvidadas.

El Premio Estímulo de la Fundación Castagnino para artistas emergentes fue otorgado a Guido Ignatti por su obra Pintura. El premio consiste en un monto de $8.000 para la realización de un proyecto artístico que se exhibirá en el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario en el transcurso de 2015. Guido Ignatti (Buenos Aires, 1981) comenzó interviniendo casas abandonadas, en una obra que dialogaba con la arquitectura, y aquella conjunción entre riqueza conceptual y sencillez plástica se aplana un poco en estos trazos pictóricos creados con fragmentos de atril e iluminados desde atrás.

Una ganadora de este mismo premio en 2011 fue la artista tucumana (radicada en Buenos Aires) Belén Romero Gunset, quien con su acción Autodisciplina (2012), puso a prueba los límites del Museo de Arte Contemporáneo de Rosario, donde vivió quince días en una permanente "acción reconstructiva de mi mundo" con límites de tiempo rigurosos. En años recientes ha testeado los límites de su propia resistencia en performances de varias horas continuas donde manipula objetos, dice textos y ejecuta música. Tanto los objetos y las instalaciones como los textos y la música son obra de la artista. En esta nueva edición del Salón, ganó el Premio Institucional Fondo Nacional de las Artes con una de ellas: Los objetos hablan III, que realizó y grabó durante la inauguración. Ahora pueden verse las piezas estables y oírse el audio.

Sol Pipkin (Lago Puelo, Chubut, 1983), con su instalación de piezas escultóricas duras y blandas Ensayo sobre atravesar la materia, obtuvo el Premio Estímulo Coleccionistas Argentinos. Y la escultura Casa I de Josefina Puch recibió una Mención especial del Jurado.

Del holandés (radicado en Buenos Aires) Rob Verf, que asombró el año pasado en el Castagnino con una muestra individual y un libro autobiográfico, se puede ver ahora un austero video, Producto X. El platense Federico Lanzi da una vuelta de tuerca conceptualista al informalismo al pintar sus abstracciones gestuales del otro lado de una placa traslúcida, con lo cual el gesto pictórico queda oculto. Se lucen dos pinturas en gran formato por Paola Vega en la tradición del campo de color e impacta Manuel Carrizo (Córdoba, 1963) con una escultura en materiales y técnicas de albañilería, titulada Umbral.

Diferentes actores en locaciones de bajo presupuesto interpretan a un mismo "detective de lo invisible" en Control. A TV show, de Liv Schulman (París, 1985). Tras el resultado algo divagante alienta una buena idea: "crear escritura de arte bajo la forma de una serie de televisión". La serie se puede ver en http://livschulman.com/control﷓2 además del Museo. De Liv Schulman se vio en el MACRO un video, Biopic (2011). Su imagen gana en expresividad cuando reduce los movimientos al mínimo, algo que en Control sucede en el episodio 4.

En un panorama claramente federal del arte contemporáneo, exponen los rosarinos Alejandra Tavolini, Maximiliano Rossini, Mimí Laquidara y Ariel Trevisan junto a Andrés Pasinovich (Buenos Aires, 1978), Evangelina Aybar (Salta, 1984), Carolina Magnin (Buenos Aires, 1975), Inés Marcó (Concordia, Entre Ríos, 1984; vive y trabaja en Buenos Aires), Javier Soria Vázquez (salteño radicado en Tucumán) y Lucrecia Lionti (San Miguel de Tucumán, 1985; vive en Buenos Aires).